5 ago. 2014

EL FESTIVAL DE TÍTERES KRUVICAS ESTARÁ EN LA FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES DE LA UNaM

En el marco de la 12ª edición del Festival Internacional de Títeres Kruvicas que se lleva a cabo en Posadas desde el viernes 1° de agosto, este jueves en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales  (FHyCS) de la Universidad Nacional de Misiones se desarrollarán una serie de actividades con entrada libre y gratuita.
Será el jueves 7 de agosto, en el aula magna de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) comenzando a las 19:00 con una charla sobre la cuestión titiritera en el contexto cultural actual de la República Socialista de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela  a cargo de Yosmel López Ortiz del  Grupo Teatro Guiñol de Guantánamo, Cuba;  y de Wolfgang González, del Charlot Teatro de Muñecos de Maracaibo, Venezuela.
Asfixia - Títeres sobre violencia de género
Luego a las 21:00 la  Compañía de Julia Sigliano, de Buenos Aires presentará “Asfixia . Breve cuestionario de un amor virulento”. Un espectáculo para adultos que propone reflexionar, concientizar sobre la violencia de género a través del teatro de títeres.
El festival es organizado por el Grupo Kossa Nostra y cuenta con el apoyo institucional y auspicio de la Universidad Nacional de Misiones.
Para esta actividad puntual cuenta con el apoyo de  la Secretaría de Extensión de la (FHyCS).-
Más sobre esta obra
Compartimos aquí un fragmento de entrevista realizada a Julia Sigliano el año pasado con motivo de su presentación Posadas
Por Ana Espinoza – El Territorio -
Dimitri la mira. Se acomoda el pelo grasoso, la vuelve a mirar y se persigue. “¿Qué estás mirando? ¿En qué pensás?”, le pregunta. Ella le contesta “en nada” y se tapa el escote. Entonces, él acomoda su mano sobre la falda de la joven y le dice al oído: “Yo soy todo para vos en tu vida”.
Al principio, Asfixia parece una historia de dos enamorados que bailan y se besan. Pero a medida que pasan los minutos, el relato se torna más complejo. Las palabras, los silencios y los movimientos transitan del amor a la obsesión y de la obsesión a la violencia.
“Dicen que el amor todo lo puede, todo lo aguanta, todo lo soporta... ¿Es eso el amor?”, se pregunta Julia Sigliano, titiritera, actriz, creadora y protagonista de Asfixia, la obra que presentó en el Centro Social y Comunitario del barrio San Jorge con la presencia de las promotoras del PROGEN, un grupo de mujeres que asiste a víctimas en situaciones de violencia.
La historia de Asfixia es muy simple, con el objetivo de que el espectador profundice y reflexione en su significado. “Los títeres tienen la característica de jugar con el humor, y mientras tanto te van contando otras cosas”.
Si bien después de cada presentación la respuesta del público es permanente, ayer fue la primera vez que se desarrolló un intercambio entre la titiritera y las mujeres presentes. “Poder ayudar y dar mi granito de arena, me parece muy importante y creo que forma parte del trabajo como titiritero”, dijo Julia.
Y contó que la idea de la obra surgió a partir de una improvisación en un taller donde la consigna era hablar del amor. Luego, en el 2002, construyó con sus propias manos a Dimitri, pero transcurrieron algunos años hasta que decidió crear el guión de Asfixia. “El texto fue mutando muchas veces. Llevó todo un proceso qué decir, qué era lo mejor y cómo encontrar las acciones y los personajes”.
En su trayectoria artística, Julia siempre trabajó con la actuación y el cuerpo. “Para mí el títere en acción, con los silencios y los movimientos es mucho más fuerte que un texto que narra algo. Cuando interpreto, me pasan cosas con Dimitri. Hay momentos en que no lo soporto de verdad”.
La mirada de las sobrevivientes
En Asfixia también se representa el círculo de la violencia que se manifiesta en una relación asimétrica donde una de las personas busca el control o el poder sobre otra. Dimitri deja de ser un títere y el maltrato simbólico que se manifiesta en cada gesto hacia su pareja busca interpelar y sensibilizar sobre las causas o consecuencias de esta problemática social.
“La violencia de género muchas veces está implícita. Se tapa con el tema del romanticismo, y la mujer que cree en ese cuento del amor para toda la vida. Primero comienza el amor, después la mujer siente que está siendo abusada, pero el varón le va quitando todo su poder como persona y llega un momento que es una asfixia. Y para salir de esa situación cuesta mucho, y a veces no se sale”, reflexionó Verónica González, luego de presenciar la obra de títeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario