10 de abr. de 2015

6 de abr. de 2015

A DOS AÑOS DEL FEMICIDIO DE LUCÍA MAIDANA, SE INAUGURÓ UNA SALA DE LECTURA CON SU NOMBRE EN LA FHyCS-UNaM



Este lunes seis de abril se cumplieron dos años del aberrante femicidio de Lucía Maidana que aun sigue sin resolución. En homenaje a ella, se inauguró una Sala de Lectura en la Biblioteca de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM con su nombre. Además, se realizó una conferencia de prensa donde estuvieron como oradores, la hermana de Lucía, Prof. Felicita Maidana, la abogada querellante, Roxana Rivas y la Decana de la Facultad, Mgter. Gisela Spasiuk.
Entre los temas expuestos, se remarcó la importancia de los testimonios en torno a la causa, y en este sentido, se solicitó a quienes pudiesen aportar datos que lo hicieran al celular 376-154279044, aclarando que las identidades serán reservadas.
Posteriormente, los auto convocados marcharon desde la Facultad hasta el Juzgado de Instrucción Nº1 para pedir celeridad a la justicia. Instando a toda la comunidad a sumarse a las movilizaciones, que prevén realizar el seis de abril de cada mes, para pedir justicia por Lucía y por todas las mujeres que fueron víctimas de femicidio en la provincia.
De esta manera, bajo consignas como: “lo que duele no se olvida, no más femicidios, basta de violencia de género, Justicia ya”, entre otras, se desarrollaron una serie de actividades en memoria de Lucía, quien hace dos años vio interrumpidos sus sueños de culminar sus estudios por culpa de un/os femicida/s que está/n entre nosotrxs.   

31 de mar. de 2015

Primer Encuentro Internacional de Estudiantes de Letras, “Perspectivas en torno a los estudios del lenguaje y la literatura”



UNIVERSIDAD NACIONAL DE SALTA
FACULTAD DE HUMANIDADES
ESCUELA DE LETRAS
Primer Encuentro Internacional de Estudiantes de Letras,
“Perspectivas en torno a los estudios del lenguaje y la literatura”
Lenguaje y Comunicación
1, 2, 3 y 4 de Julio de 2015
Salta – Argentina

VER PRIMERA CIRCULAR: AQUÍ

ACTIVIDADES DE EXTENSIÓN DESARROLLADAS CON COMUNIDADES MBYÁ GUARANÍ DE LA PROVINCIA DE MISIONES.




ACTIVIDADES DE EXTENSIÓN DESARROLLADAS CON COMUNIDADES MBYÁ GUARANÍ DE LA PROVINCIA DE MISIONES.

A continuación, podrá leer el texto “Mientras el monte nos cobije” de Virginia Bertotto (estudiante de la Lic. En Antropología Social), producido a partir de las jornadas desarrolladas en las comunidades Mbyá Guaraní de Caramelito e Itapirú, ubicadas entre los Departamentos de San Pedro y Guaraní, Misiones. Las actividades fueron dirigidas por las docentes del Depto de Antropología Social de la FHyCS -UNaM, Claudia Pini y Graciela Correa, y están enmarcadas en el Proyecto de Extensión: “Antropología Económica: El  sistema económico y el modo de producción en población Mbyá Guaraní de la Provincia de Misiones”.
Los encuentros se llevaron a cabo el 11 y 12 diciembre del 2014 y participaron alrededor de cien integrantes de las comunidades Mbyá Guaraní  de Caramelito e Itapirú. Además, veinticuatro estudiantes. Además, cabe destacar, que a partir de los resultados alcanzados se prevé ampliación  e implementación de este proyecto de extensión  en otras comunidades Mbyá guaraní de la Provincia de Misiones, incorporando en años venideros  más alumnos de la licenciatura en antropología social.
MIENTRAS EL MONTE NOS COBIJE
-Pensalo, nos conviene a todos, con esto viene el progreso- dijo por tercera vez en esa tarde aquel hombre alto y con camisa blanca que contrastaba impúdica con todo lo que habitaba a su alrededor.
Cantalicio lo miró por unos segundos con los ojos tristes, cansados, casi vacíos para aquel que no los supiera interpretar. Después desvió la mirada a quién sabe dónde, dejando a su interlocutor exasperado por una respuesta concreta, ya sea negativa o positiva, pero una palabra, algo. Eso era quizás lo que más lo molestaba, esa falta de respuesta inmediata, esos reiterados e interminables silencios, cargados de cierta tensión irresoluble que, estaba seguro, sólo lo atravesaban a él. ¿Cantalicio lo estaba pensando? ¿O ni siquiera lo había escuchado? ¿Acaso le importaba? Parecía no entender sobre todos los beneficios que su proyecto les traería, parecía no entender nada, nunca.
 El silencio seguía siendo protagonista. Los mosquitos zumbaban alrededor del nuevo visitante de la aldea y parecían disfrutar la ineficacia del movimiento sistemático de sus manos que intentaban espantarlos, sin éxito alguno. En esa tarde misionera de verano hacía calor como nunca, o como siempre. Los mbya de la comunidad Ita Piruno se enteraban con esa exactitud moderna si al día siguiente llovería, o haría dos grados más que esa tarde o si los vientos del sudeste de Brasil chocarían con los del sur de Argentina, las siempre prolijas y uniformadas jóvenes de los noticieros nunca se lo habían contado. Hasta ahora.
“El progreso” pensó Cantalicio. ¿Qué era el progreso? Que un montón de personas con la piel blanca y zapatillas grandes y de colores disonantes vinieran a verlos. Que sacaran fotos, con cámaras gigantes, que ellos jamás podrían ver, pensó. O se trataba de gente que venían a buscar y admirar todo aquello que los diferenciaba de los demás y no lo que los unía. Se rascó la cabeza despacio, como todos sus movimientos. Miró sus pies descalzos, hace tiempo ya teñidos del rojo de la tierra. Se preguntó como quedarían unas zapatillas de colores.
 - Bueno… - dijo el yuruá, el hombre blanco. Al hablar, en vez de romperse aquella somnolencia que todo lo inundaba, pareció intensificarse, los árboles con su verdor intenso parecieron inclinarse más para poder escuchar la conversación, las mujeres sentadas a unos metros miraban expectantes  y hasta el perro huesudo que había estado rascándose frenéticamente durante toda la tarde cesó repentinamente y levantó las orejas peladas.
-Bueno, lo dejo que lo piense, yo voy a pasar mañana  y arreglamos. Cantalicio no respondió nada. Ambos se levantaron de los troncos deguapoy sobre los que estaban sentados. Se pasaron la mano torpemente, ansiosos por dar fin a ese penoso encuentro. El hombre se puso sus lentes negros y pasó la mano por su nuca transpirada. Con pasos enérgicos  atravesó la aldea. Sus pasos se encontraron con los tevy, las pequeñas viviendas aborígenes levantadas con barro  y hojas de pindó sobre el desnudo suelo. Sentía las miradas de los guaraníes de la aldea; sin embargo, no habíarastros de algún juicio de valor en su mirada, era más bien una mirada de ingenua curiosidad, que, de todas maneras, lo hacía sentir incómodo, culpable. Quizás porque ahora el también dudara de qué era lo correcto. Pero ya no quería pensar. Estaba todo arreglado. Prontamente se harían las instalaciones para incorporar esta aldea a una ruta turística, donde todos los que quisieran podrían visitarlos, y traería beneficios, beneficios para todos, aunque ellos no los valoraran, aunque ellos no los quisieran. Es sólo cuestión de tiempo, pensó.
La humedad del ambiente y el calor sofocante, mezclados con la insatisfacción del infructuoso encuentro, hacían sentir su cuerpo pesado, donde cada paso requería un esfuerzo sobrehumano.
El hombre de lentes negros y camisa blanca impúdica subió a la camioneta con la que había llegado y Cantalicio deseó no tener que volver a verlo.
Se quedó sentado bajo el viejo árbol deybirá puitá. Su rostro, imberbe y juvenil a pesar de su avanzada edad, no llegaba a transmitir su sentimiento de angustia. Se sintió inundado por el cansancio y la resignación. Durante años se había mantenido itinerante entre las numerosas aldeas mbya de la zona. Desaferrado de todo como el que bien sabe que nada le pertenece, había buscado en cada una un lugar donde envejecer como lo habían hecho sus ancestros. Sin embargo, una a una parecía sucumbir ante el dichoso progreso. La aparición del dinero y la desaparición de los animales y plantas que milenariamente los habían alimentado desencadenaron una serie de cambios sin vuelta atrás. Las necesidades materiales que antes eran tan limitadas parecían multiplicarse absurdamente hasta dejar dentro del cuerpo un sabor amargo y de resentimiento. Las radios parecían nunca callar con sus canciones brillantes que tan poco recordaban a la música que solo en ocasiones especiales hacía vibrar al bosque enamorado de la simpleza de una guitarra monótona. Las danzas y cantos, antes reservadas a específicos rituales, se repetían una y otra vez a cambio de un par de monedas.
Paulatinamente, las artesanías, hechas de tacuaras y güembepí dejaban de hacerse por tradición y se hacían solamente para vender  a los turistas, quienes disfrutaban de poder a llevar a sus casas un pedacito de exotismo y etnicidad, mientras esto no implicara un compromiso real con su situación.
Y sin embargo, pareciera que las comunidades que más monedas recibían, más penurias pasaban. Los chicos tenían la panza redonda de tanta harina y aceite, pero adentro no había nada que los alimentara de verdad. En algunas aldeas, los vicios del alcohol parecían haberlos tomado por sorpresa y corrompiéndolos poco a poco.
“Qué barbaridad, los tienen abandonados; ustedes necesitan ayuda; todos miran para otro lado, acá hacen falta escuelas, hospitales” decían algunos cuando los visitaban. “Tienen derecho a vivir como ustedes quieren; nadie tiene que meterse; es su cultura” decían otros.
Ya anochecía. Cantalicio se acostó confiando en que encontraría la respuesta en la calma de la aldea. Sin embargo, la calma del ambiente no se correspondía con sus agitados sueños. El día parecía nunca querer llegar, y las interminables horas de calor le asomaron la respuesta que definiría el destino de la comunidad.
La camioneta del hombre de camisa blanca llegó a la mañana siguiente. El cacique lo esperó sentado con una mirada resuelta. Ya estaba decidido.
- Hola Cantalicio, le aviso que ya está todo listo, si me dice que sí, la semana que viene, venimos con el arquitecto y la gente de turismo.
Quedaron en silencio los dos, como intentando predecir la respuesta del otro.
- No queremos. Nuestro pueblo no quiere venderse por progreso. Nosotros vinimos hasta acá escapando del progreso. Lo que a ustedes les da plata a nosotros nos deja hambre y tristeza. Vamos a seguir viviendo acá como hace tantos años, mientras el monte nos deje. Así que no vamos a hacer el trato, ni ahora, ni nunca.
El hombre se quedó en silencio. Era la primera aldea en la que obtenía una respuesta negativa. Se debatía entre el enojo y la admiración que le causó  la respuesta del cacique. Ofuscado por la inesperada reacción, el hombre balbuceó unas palabras como piénselo, mire que…, nos va a convenir a todos, pero probablemente ni él mismo confiaba en su poder de convencimiento.
Cuando ya no quedaron más palabras que decir, el visitante se fue, dejando a Cantalicio fatigado por la difícil decisión que tuvo que tomar por el bien de su aldea. Sabía que ésta no iba a ser la última vez que lo viera, pero al menos ahora estaba seguro de lo que quería para su gente, y dispuesto a luchar por ello.

ACTIVIDADES A DOS AÑOS DEL FEMICIDIO DE LUCIA MAIDANA



2013 – 06 de abril – 2015
A DOS AÑOS DEL FEMICIDIO DE  LUCIA MAIDANA
EL lunes 06 de abril a las 10hs se inaugurará una sala de Lectura que llevará el nombre de Lucía Isabel Maidana, a dos años del terrible femicidio que sigue sin esclarecimiento. Además, se realizará una Conferencia de Prensa en la Biblioteca de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (Tucumán 1946 – planta baja) y posteriormente habrá una MARCHA hasta el Juzgado de Instrucción Penal Nº 1.
La Conferencia contará con la presencia de familiares de Lucía y la abogada querellante ROXANA RIVAS.
CRONOGRAMA: lunes 6 de abril.
10hs. Descubrimiento de la Placa con el nombre de la Sala de Lectura “Lucía Isabel Maidana”. Lugar: Biblioteca de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (Tucumán 1946-p/b., Posadas).
Conferencia de Prensa con familiares de Lucía y la abogada querellante Roxana Rivas.
11hs. Marcha desde la FHyCS hasta el Juzgado de Instrucción Penal Nº 1.

JUSTICIA POR LUCÍA MAIDANA
Lucía Maidana era una estudiante de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de 24 años de edad.
Que tenía, como vos, como yo, sueños e ilusiones. Estudiaba con mucho esfuerzo de sus padres y anhelaba graduarse en nuestra facultad.
El 06 de abril de 2013 compró las entradas para ir a un recital, fue a su departamento a prepararse cuando allí la mataron de la manera más cobarde y terrible.
A dos años del femicidio seguimos buscando a los asesinos.  
Si viste algo, tenés un dato o cualquier información, no dudes en comunicarte al teléfono celular 376-154279044 con la abogada Roxana Rivas (tu identidad será reservada).